Saltar al contenido

Qué es una dieta alcalina y cuales son sus beneficios

que es una dieta alcalina

Quizás has oído de esta dieta y quieres saber qué es una dieta alcalina a profundidad, para qué sirve y cuales son sus beneficios. Celebridades como Gwyneth Paltrow, Victoria Beckham o Jennifer Aniston han popularizado este tipo de dieta.

La dieta alcalina está basada en la teoría de que las enfermedades son desarrollados bajo un ambiente ácido o niveles de pH muy bajos, por lo tanto, para prevenir y tratar estas enfermedades, es conveniente hacer una dieta alcalinizadora que eleve nuestro pH.

La dieta alcalina está marcando tendencia porque sus defensores aseguran que ayudan a perder peso, desintoxicar el cuerpo y prevenir enfermedades. Pero a pesar de haberse vuelto tan popular, tiene detractores que dicen, ¿que tan real es esta dieta y si podemos confiar completamente en ella?

¿Cual es y como funciona la dieta alcalina?

Para poder entender bien qué es la dieta alcalina, debemos entender como funciona el pH en nuestro cuerpo. Al potencial de Hidrogeniones se le llama y conoce más popularmente como pH, la cual es medida en una escala de entre 0 a 14, siendo de 0 a 7 ácido, 7 es un pH neutro y de 7 a 14 es básico o alcalino.

La teoría de esta dieta está basada en que las enfermedades se desarrollan en un entorno ácido o un pH bajo. entonces la mejor opción de prevenirlas y controlarlas es elevando los niveles del pH. Hacer esto de forma natural por medio de la alimentación.

Hay que seleccionar aquello alimentos que son alcalinizantes y separarlos de los acidificantes, el sabor no tiene nada que ver ya que el limón es ácido pero es un alimento alcalino. Lo ideal es que tu dieta sea de un 80% de alimentos alcalinos y un 20% de alimentos neutros o un poco acidificantes.

La alimentación debe poder cambiar el pH de nuestro fluidos corporales, cambiar la acidez o basicidad de nuestra sangre, sudor, orina y todos los fluidos que tenga que ver con nuestro cuerpo. Esto lo explican aquellos fisiólogos que defienden este tipo de dieta. Afirman incluso que la dieta alcalina previene cáncer.

Selección de alimentos para la dieta alcalina

La dieta alcalina excluye alimentos como la carne, aves, lácteos, pescado, cereales y huevos. Éstos son alimentos que según los defensores de la dieta, producen ceniza ácida. Esto quiere decir que son alimentos que aunque sean quemados en un calorímetro, se mantendrán como ácidos. Si quieres saber cómo empezar una dieta alcalina, lo más importante es saber qué alimentos debes consumir.

dieta alcalina cancer

Alimentos alcalinizantes:

Brócoli, espinacas, col, pepino, soja, coles de bruselas, coliflor, pomelo, limón aguacate, berenjena, remolacha, judías, apio, ajo, jengibre, cebolla, rábano, tomate, lechuga, calabacín, alcachofa, zanahoria, espárragos, papa, guisantes, trigo sarraceno, aceite de oliva, almendra, quinoa. Básicamente se trata de consumir verduras alcalinas como las que acabamos de ver.

Alimentos neutros o son un poco acidificantes:

Judías rojas, garbanzos, melón, nectarina, seitán, sandía, anacardos, nueces, albaricoque, avellanas, manzana, plátanos, arándanos, uva, arroz, naranja, mango, melocotón, pasta integral.

Alimentos acidificantes:

Este tipo de alimentos no es recomendado consumirlo si queremos hacer una correcta dieta alcalina.

Carne roja, pollo, res, cerdo, pescados, mariscos, lácteos, huevos, setas, chocolate, café, té, alcohol.

La dieta alcalina y el cáncer

Según los defensores de esta dieta, uno de los mayores beneficios de la dieta alcalina es la prevención una enfermedad tan temida como el cáncer, aunque esto es algo que no se ha podido demostrar científicamente. Solo existe un estudio observacional sobre la prevención y tratamiento del cáncer pero en ese estudio no se ha encontrado ninguna relación entre esta dieta y el cáncer.

Al no tener pruebas concretas que avalen o rechacen la efectividad de la dieta alcalina para tratar o prevenir el cáncer, se puede afirmar no existe entonces una base científica.

verduras alcalinas

¿Es esta dieta efectiva?

Profesionales y expertos en el tema de la nutrición están de acuerdo en que al no existir ninguna evidencia científica ni demostrar que un “cuerpo alcalino” signifique tener un cuerpo más sano, no consideran efectivo esta dieta.

Según el dietista y nutricionista Aitor Sánchez García, la teoría en la que está fundamentada la dieta alcalina tiene errores de base. Afirma que el cuerpo tiene sus propios mecanismo capaces de regular los niveles de pH, dice que no es posible cambiar el pH de todo nuestro cuerpo, solamente el de ciertos fluidos como por ejemplo la orina.

El cuerpo tiene diferentes niveles de pH

Un argumento importante usado para desmeritar este tipo de dieta es que la diferentes partes del cuerpo tienen diferentes niveles de pH, varía depende del órgano, fluido y función cumplida.

  • La piel tiene un pH de entre 4 y 6.5, cumple la función de ser una barrera protectora.
  • El pH de la orina de entre 4.6 y 8, esto con el fin de limitar el crecimiento y desarrollo de los microbios.
  • El pH de la sangre sangre es de entre 7.35 y 7.45, una diferencia muy pequeña.
  • El estomago tiene un pH de entre 1.35 y 3.5, lo cual es ideal para digerir los alimentos.

Estas cifras que demuestran que hay diferentes niveles de pH en nuestro cuerpo pueden demostrar que es difícil hablar de poder alcalinizar el cuerpo ya que son diferentes niveles.

Según otra afirmación de Airton Sánchez, es que los niveles de pH son distintos en el cuerpo y que no es trascendental si se cambian, no afectaría a ninguna enfermedad.

Para concluir, el mejoramiento de la salud y la prevención de este tipo de enfermedades no se debe a que estemos alcalinizando nuestro cuerpo ya que si nos fijamos bien, simplemente estaríamos basando la dieta en el consumo de verduras en su mayoría. Y por supuesto, si mayoría de nuestros nutrientes provienen de las verduras, nuestra salud va a mejorar, para nadie es un secreto sus beneficios.

Ojala te hayamos podido aclarar qué es una dieta alcalina, la cual según muchos nutricionistas, al no estar basado en pruebas científicas, no existe y nuestro niveles de pH no se pueden controlar, o no almenos todos a la vez ya que si se puede controlar individualmente como por ejemplo el de la orina.